¿Qué pasó con mi paciencia?

Se  fue de mi vida   La tuve y podía incluso presumir de ella. De pronto se fugó, se escondió, no la vi más, no volvió a aparecer ni en los momentos difíciles.   El asunto quedó al descubierto con el tema del segundo hijo. Cuando te embarcas en ese segundo embarazo que (casi) todo