La convivencia viene sin garantía

La convivencia además de no traer ningún tipo de garantía, tiene mala fama.   Si a ver vamos, hay casos en que coexistir debería marchar a toda vela, digamos entre padre e hijos, y termina resultando (antes o después) incompatible, generando un “abandono del nido” a la primera oportunidad