Al final no me moría, parecía, pero no.

Deja tú comentario